fbpx Google+
Home » Consejos » 5 Formas de aumentar los ahorros que siguen las familias japonesas

5 Formas de aumentar los ahorros que siguen las familias japonesas

Japón tiene el estatus de una de las principales potencias económicas del mundo. Pero pocas personas saben que está entre los países más caros para vivir. Por lo tanto, los japoneses se ven obligados a ahorrar en casi todo. Pero logran hacerlo de tal forma que su nivel de vida no se vea afectado. ¿Cómo lo hacen?

Métodos de ahorro utilizan los habitantes de la Tierra del Sol Naciente y quiere compartir este conocimiento contigo.

Método Nº1: agua caliente solo para la ducha y el baño

Los japoneses cuidan minuciosamente la higiene personal. Se duchan todos los días, pero por no más de 15 minutos. El agua que llega a los departamentos es fría y se utilizan aparatos de gas para calentarla. El agua que se usa para lavar la ropa en una lavadora no se calienta, y muchas veces se lava a mano en el agua que sobra después de tomar el baño.

Los inodoros-lavamanos están muy extendidos en Japón: permiten reutilizar el agua después de lavarse las manos para descargar el inodoro.

Método Nº2: compras conjuntas

Los habitantes de Japón también se las arreglan para ahorrar en los productos. Es muy común la práctica de las compras conjuntas. Vecinos y amigos compran juntos en mercados mayoristas.
Además, muchas tiendas ofrecen descuentos especiales, que comienzan a regir aproximadamente 30 minutos antes del cierre.

Método Nº3: aireadores Ecocap

Para reducir los costos del agua y del gas, los japoneses inventaron el dispositivo Ecocap. El principio de su trabajo consiste en llenar el agua con aire. La intensidad del chorro no disminuye en absoluto, pero el consumo de agua se reduce al 50 %.

Método Nº4: comer afuera no más de 2 veces a la semana

Las mujeres japonesas preparan “bento” para el trabajo de sus esposos y la escuela de los niños: un almuerzo equilibrado, empacado en un recipiente. Generalmente, no se permiten comer afuera durante la hora del almuerzo más de 2 veces a la semana.

Método Nº 5: sistema de presupuesto familiar, Kakebo

En Japón, el hombre le da todas sus ganancias a su esposa. Ella distribuye el dinero a su discreción, e incluso es la que le da a su cónyuge el dinero para sus gastos personales. Prácticamente todas las amas de casa llevan un libro donde anotan de una manera especial todos los ingresos y gastos del mes.

El sistema de gestión del presupuesto que siguen se llama Kakebo. Sus principios básicos son dividir los costos de obligatorios y adicionales, establecer metas y determinar la cantidad que se planea ahorrar, registrando diariamente todos los gastos, y resumiendo los gastos de cada semana y al final del mes.

Para que llevar la contabilidad doméstica sea más cómodo, se propone dividir todos los gastos en diferentes categorías: “comida”, “gastos diarios”, “pago de servicios públicos”, “ropa”, etc. Es importante reservar una columna separada para los gastos imprevistos.

Al final de cada semana, se debe hacer sin falta el cálculo de los gastos y analizar a qué se le puede destinar menos dinero en el futuro, o hasta de qué se puede prescindir por completo. Por ejemplo, reducir la cantidad de veces que se va al cine o a comer afuera, reemplazar la ropa de marca costosa por una de calidad similar pero más barata, dejar de compras chucherías, etc.

Es muy efectivo el consejo del autor del sistema Kakebo para redondear los gastos. Por ejemplo, supongamos que al comprar algo por una suma de 4 700 yenes, se anota que se gastaron 5 000. La diferencia de 300 yenes se debe colocar en una alcancía o en una cuenta de ahorros.

Los japoneses depositan lo ahorrado en sus cuentas bancarias. El miedo a los desastres naturales, así como el amor por el ahorro, son las dos razones principales por las que los japoneses apartan hasta el 25 % de sus ingresos cada mes.

Bono: los japoneses también saben ahorrar a gran escala: construyen islas enteras a partir de residuos reciclados

Los japoneses pudieron resolver el problema de la recolección de basura mediante la creación de islas artificiales. Así, Yumanosima y Ogisima se construyeron completamente a partir de los desechos industriales y domésticos reciclados. Incluso se ha construido un aeropuerto e instalaciones olímpicas en su territorio. Y en apariencia, estas islas no se diferencian en nada de las naturales.

¿Y qué tipo de métodos de ahorro usas tú? Compártelos en los comentarios.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*