fbpx Google+
Home » Consejos » 8 usos que le puedes dar a la sal fuera de la cocina

8 usos que le puedes dar a la sal fuera de la cocina

La sal es uno de los productos que tiene mil utilidades además de la gastronómica, sigue leyendo y descubrirás nuevas funciones de este producto maravilloso.

Todos conocemos la razón de poner sal a nuestros platos: realza el sabor de los exquisitos ingredientes que elegimos para formar una alquimia del sabor. Pero ademas hay otro uso se le dio desde hace siglos… ¡La limpieza!

Destapa cañerías

Una de las cosas frecuentes que nos ocurren es que el fregadero se tape por los restos de alimentos que suelen quedar en los platos. Antes de comprar un químico que destape prueba con agua caliente y sal, y viértela por el agujero. Esto no solo elimina la grasa de la cañería sino que también el fuerte olor que suele salir por ella.

Enjuague bucal contra bacterias

Mezcla agua tibia con sal y haz buches. Si sufres de gingivitis es un buen remedio para palear esta afección, además que actúa como un antibacterial potente.

Reaviva los colores de las telas

Si ya tus cortinas y alfombras están manchadas y huelen mal por tanto uso, prueba con este truco: Prepara agua salada muy concentrada y con un paño refriega en las manchas y la suciedad pegada. Veras como además con un lavado vuelven a verse impecables.

Contra las hormigas

Si este insecto es parte de tu cocina aquí te damos una solución: Coloca sal en diferentes sectores de la cocina en donde veas que se hace el camino de hormigas. Esto no solo las aleja sino que también ayuda a reducir la humedad.

Renueva tu plata

La plata y el cobre suelen perder su brillo con el tiempo; para evitar esto mezcla vinagre de manzana y sal y tendrás una súper formula para eliminar las manchas y recuperar el brillo de los metales.

Blanqueador natural de dientes

Mezcla este producto junto con bicarbonato de sodio 50/50 y cepíllate los dientes. No solo combatirás la placa bacteriana sino que tus dientes se verán como perlas blancas.

Para lavar ropa

Al final del lavado pon un poco de sal y verás que la ropa no solo sale limpia, sino que también estará suave con el plus de que la sal evita que se encoja. Si la cuelgas al sol potenciará su efecto.

Limpia ventanas

Si te es imposible sacar las molestas manchas de los vidrios, mezcla sal y agua tibia y coloca el producto en un rociador. Notarás que brillantes y limpios quedan.

Fuente: Positivomundo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*