fbpx Google+
Home » Otros » Científicos afirman que estos son los beneficios de vivir con un gato

Científicos afirman que estos son los beneficios de vivir con un gato

Los gatos siempre han estado envueltos en el misterio. Puede parecer que les gusta estar lejos de todo y que lo mejor que saben hacer es dormir todo el día. A pesar de su distancia, siempre están pendientes de lo que sucede a su alrededor (y más cuando se trata de su dueño y su estado emocional). La compañía de estos animales, adorados por gran parte de la sociedad, tiene algunos beneficios interesantes como su aportación de tranquilidad y armonía en nuestra vida.

Beneficios que puede traer un gato a tu vida y que están confirmados por la ciencia.

1. Sus ronroneos son sonidos que usan para curarse a sí mismos y estar con ellos beneficia a tu salud

“Prrr” es el sonido característico de los ronroneos de los gatos. Esta es la forma en que suelen comunicarse con su dueño y los emiten por distintas razones. Pueden ser por hambre, porque algo les duele, porque están cómodos y tranquilos, cuando tienen miedo o cuando se les acaricia, entre otras cosas como muestra de amistad, amor o nerviosismo. Las frecuencias de estos sonidos pueden igualar a las que son curativas, logrando ser una buena terapia para ellos mismos (como forma de aliviar sus molestias) e inclusive para las personas que están a su alrededor, haciendo que se sientan más relajadas.

Además de reducir el riesgo de padecer enfermedades cardíacas, también mejoran la función pulmonar de personas con problemas respiratorios. Sus ronroneos pueden liberarte del estrés y calmarte ante una crisis nerviosa. El ronroneo se produce a una frecuencia de entre 20 y 140 hertz; lo más habitual en los gatos domésticos es una frecuencia de entre 20 y 50.

Esta vibración sonora estimula la curación de tejidos, especialmente en lesiones que afectan a tendones y músculos. También reducen el dolor y ayudan a incrementar la densidad ósea. Un estudio determinó que la convivencia de gatos con los niños, en su primer año de vida, disminuyen las posibilidades de tener infecciones respiratorias y de oídos, porque protegen y refuerzan su sistema inmunológico.

2. Te hacen sentir tranquilo, reducen tu ansiedad y te acompañan en tus momentos malos

Acariciar a nuestra mascota puede ser una acción que nos llena de tranquilidad. Algunas investigaciones han determinado que la posesión de un gato, o alguna otra mascota, puede liberarnos del estrés y la ansiedad, lo que disminuye la presión arterial y reduce la frecuencia cardíaca, haciéndonos sentir más relajados y sin preocupaciones. Tener a un gato en casa se convierte en una de las alternativas a las que recurrimos de manera más frecuente para no sentirnos solos.

En una investigación, se ha desubierto que los gatos son una fuente de compañía constante (83 %), siempre están ahí cuando los necesitan (67 %) y puede encontrarse en ellos un apoyo emocional en momentos de dificultad. Por otro lado, un estudio ha determinado que tener mascotas en casa logra elevar nuestra autoestima y elevar nuestro nivel de endorfinas, las cuales están relacionadas con nuestro sentido de bienestar. Es por ello que al acariciarlos (cosa que les encanta y está comprobado por la ciencia), al jugar con ellos o al sentir su compañía en silencio, podemos ahuyentar la tristeza y hacernos sentir más animados de inmediato.

3. Hacen que puedas dormir mejor

Podemos creer que nuestro gato duerme en nuestra cama para conseguir un poco de calor y comodidad, pero hay otras razones. Cuando es la hora de dormir, ellos también buscan afecto y protección. Estar con nosotros los hace sentirse seguros y descansar un poco del estado alerta en el que se encuentran durante todo el día. Si sufres de falta de sueño, debido al ajetreo rutinario, intenta colocar a tu gato en tu frente por cinco minutos para que trasmute el peso de tu jornada.

4. Le traen alegría a tu vida y te hacen reír

Las personas que viven con gatos podrán afirmar que tener a estas mascotas en casa es una aventura completa. Seguir sus movimientos y ser testigos de sus expresiones y ocurrencias, hacen de sus dueños personas más alegres. Existen casos en donde no es posible tener a mascotas en el hogar, y hay otras formas de seguir las actividades de los animales, a través de publicaciones en la red. Un estudio determinó que ver videos de gatos en internet se ha convertido en uno de los pasatiempos más populares, debido a las emociones que surgen después de verlos, generando un estado de ánimo positivo y con más energía a las personas que interactúan con ese tipo de contenidos. Otra investigación arrojó como resultado que, después de disfrutar de este tipo de fotos y videos, se aumentaba la productividad en las actividades posteriores de la persona.

5. Pueden ayudar a que las personas con autismo se comuniquen

Para las personas con autismo es difícil comunicarse. Se ha demostrado que la terapia con animales es una de las herramientas que pueden ser de utilidad debido a que los pacientes sienten una conexión más fuerte con los animales. Un estudio descubrió que los niños que tienen una mascota se sienten más tranquilos y son más sociables que los que no la poseen. Al acariciar a un gato, los niveles de oxitocina pueden elevarse e incrementar la confianza y el amor del vínculo. Iris Grace, una niña con autismo, recibe la ayuda de su gata Thula para hablar con otras personas, pues su mascota le brinda seguridad.

6. Tener gatos puede reducir las alergias (sobre todo en niños)

Existe una variedad de opiniones respecto al pelaje de los gatos y a cuánto se les cae. Al tener bebés pequeños en casa, podría creerse que no sería una buena idea tener a un felino conviviendo en el hogar; sin embargo, un estudio encontró que los niños menores de un año que tienen un gato como mascota durante su crecimiento, tienen menos probabilidades de desarrollar alergias. Se plantea que la compañía de mascotas al principio de la vida puede evitar que más adelante surja una alergia a animales o se desarrollen problemas como la alergia al polvo.

7. Los gatos son amigables

Aunque se cree que los gatos son muy independientes, a ellos sí les gusta interactuar con humanos. Un estudio concluyó que muchos prefieren socializar, en lugar de comer o jugar con algunos objetos. Al privarlos de estas cosas, después de unas horas la mayoría de los gatos eligió encontrarse con humanos para recibir afecto. Pocos fueron los que prefirieron la comida.

8. Los dueños de gatos son más inteligentes que los que tienen perros

La batalla entre los dueños de gatos y perros siempre está presente. Un estudio encontró que las personas que tienen perros son más activas, extrovertidas y suelen pasar más tiempo fuera. Por el contrario, los que tienen gatos normalmente son introvertidos, se quedan en casa y pasan su tiempo haciendo actividades más relajantes como ver series de televisión o leer sobre diversos temas, y, además, se interesan más en aspectos culturales y académicos. Por lo tanto, se determinó que los dueños de gatos pueden ser más inteligentes que los dueños de perros, resultado que se basó en las distintas personalidades e intereses de cada uno.

¿Qué opinas de los gatos y sus poderes sanadores? ¿Has detectado algunas de estas cosas? ¿Qué beneficio agregarías a la lista? Si tienes alguna experiencia con tu gato, nos encantaría que la compartas con nosotros en los comentarios.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*