Google+
Home » Consejos » Las 10 peores cosas que puedes hacer con tu cabello

Las 10 peores cosas que puedes hacer con tu cabello

Todas las personas queremos tener un cabello hermoso, fuerte y brillante. Aunque la principal forma de lograr este objetivo es una dieta bien balanceada y un buen cuidado de las rutinas que haces con tu cabello.

Deseamos mostrarte algunas cosas que puedes estar haciendo incorrectamente sin siquiera saberlo. Será mejor que evites las cosas en esta lista si lo que deseas es mantener tu cabello saludable.

1. Esperar demasiado tiempo para cortar tu cabello

Si tienes el cabello rizado o crespo, si se ve desordenado y no tiene forma, si tu cabello se enreda fácilmente o si se te hacen muchos nudos solos, es probable que te estés retrasando para tu cita con el estilista, especialmente si deseas tener un cabello largo, pero además de esto, hidratado. Tu cabello será más largo si lo cortas de manera regular, no porque tu cabello crezca más rápido, sino porque así no tendrás puntas abiertas ni resecas.

Solución: visita a tu peluquero de confianza regularmente.

2. Teñirlo tú mismo

El concepto DIY (hazlo tú mismo, de sus siglas en inglés do it yourself) podría ser muy práctico en muchas ocasiones, pero teñir tu cabello no es el caso, a menos que tú seas un estilista profesional, o al menos sepas exactamente lo que estás haciendo. Lo más probable es que termines yendo a un salón de todos modos, pero será mucho más difícil y más costoso arreglar lo que hayas hecho. Deja que los profesionales se encarguen de tu cabello desde el principio.

Solución: debes pedir una cita en la peluquería.

3. Cepillar o peinar el cabello mojado

Cuando tu cabello está mojado, es muy delicado y más propenso a quebrarse. Puedes experimentar un poco para verificar esto la próxima vez que laves tu cabello. Selecciona uno (solo uno, no queremos que te quedes calvo) y trata de romperlo. Descubrirás que se rompe mucho más fácil que cuando está seco. El cepillo hace lo mismo, pero en lugar de un solo cabello rompe cientos.

El calor de los rizadores o alisadores hacen que el agua se evapore ampliamente y, como todos aprendimos en la escuela, el agua se expande con la evaporación, rompiendo el cabello. Además, al usar herramientas calientes, simplemente quemarás tu cabello, terminando de empeorar el daño.
Solución: déjalo secar antes de cepillar y peinar. Te recomendamos el uso de algunos productos de protección térmica.

4. Usar Peines o cepillos sucios

Cuando te cepillas el cabello, muchas partículas de piel muerta terminan en tu cepillo, así no puedas percibirlo a simple vista. La piel muerta es el ambiente perfecto para el crecimiento de bacterias, todo tipo de ellas. Además de ser simplemente repugnante, puede volver a desplazarse a tu cuero cabelludo si no lavas tu cepillo regularmente.

Solución: lava tus cepillos o pasa un pañito húmedo por tu ellos antes de peinarte. Desecha el tejido después del cepillado, dejando el cepillo limpio.

5. Lavarse el cabello con demasiada frecuencia y con agua muy caliente

Las glándulas en nuestro cuero cabelludo producen aceites naturales que son esenciales para la salud de nuestro cabello, y el agua caliente puede eliminarlos, lo que hace que el cabello se seque y se vuelva quebradizo. El “sobrelavado” tendrá estos mismos efectos. Los peluqueros recomiendan lavarse el cabello dos veces por semana, o tres veces si tienes el cabello muy graso.

Solución: no laves tu cabello todos los días y cuando lo hagas, solo usa agua tibia.

6. No usar acondicionador o usarlo en lugar del champú

El champú y el acondicionador son productos totalmente diferentes que se usan para diferentes propósitos y no pueden reemplazarse entre sí. El champú limpia, el acondicionador humecta.

Aquí hay una comparación simple: tu automóvil necesita gasolina y aceite, no uno u otro. Estos son dos productos diferentes y a tu automóvil no le agradará que viertas gasolina donde se supone que debe estar el aceite. Es lo mismo con tu cabello: si usas acondicionador en lugar de champú o no lo usas en absoluto, tu cuero cabelludo no saldrá beneficiado. Aunque el daño no será tan costoso comparado con el del auto… probablemente.

Solución: usa ambos, primero el champú, luego el acondicionador.

7. No cambias los productos para tu cabello cuando ves cambios en él

Actualmente, hay millones de productos en el mercado: para cabello fino, grueso, de color, maltratado y muchos más. Tienen ingredientes ligeramente diferentes según cada propósito. Si tu cabello ha cambiado, también deberían cambiar los productos.

Hagamos una comparación relacionada con tu automóvil otra vez. Todos sabemos que no debes poner gasolina en un 4WD diesel. Entonces, ¿por qué usarías champú para cabello graso si tienes puntas secas y quebradizas?

Solución: hora de ir de compras.

8. Cepillarte el cabello con demasiada frecuencia y hacerlo desde el cuero cabelludo

Si cepillas tu cabello desde el cuero cabelludo, terminarás creando un nudo masivo y jalando mucho más el cabello. Hacer esto también debilita las raíces. “Sobrelavar” tu cabello hace un daño similar. En términos generales, no reparas algo si no está roto: en otras palabras, no te cepilles si no necesitas hacerlo realmente.

Solución: siempre comienza a cepillarte el cabello desde las puntas y avanza hasta el cuero cabelludo, desenredando los nudos en el camino.

9. Usar con frecuencia peinados muy apretados

Si te atas el cabello con mucha fuerza muy a menudo, con el tiempo puedes dañarlo, porque literalmente tiras de sus raíces. Si tu estilo preferido es una cola de caballo, evita hacerlo con artículos metálicos o cambia la altura todos los días, alternando de esta manera: “arriba” y “abajo”.

Solución: ata tu cabello de vez en cuando, pero no todos los días.

10. Demasiado sol

Normalmente, si planeamos pasar mucho tiempo al aire libre, recordamos usar protector solar, pero a menudo olvidamos proteger el cabello. Demasiada exposición al sol daña no solo tu piel, sino también tu cabello. Si tu cabello está muy decolorado, se ve y se siente seco y tienes muchas puntas abiertas, entonces la radiación UV es probablemente la responsable de este daño.

Solución: usa un sombrero o una bufanda delgada para cubrir tu cabello del sol.

Probablemente no hayamos mencionado algunos trucos. Si quieres compartir tus trucos más geniales, te recomendamos encarecidamente que lo hagas en los comentarios.

Fuente: genial.guru

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*