fbpx Google+
Home » Consejos » 9 Ejercicios simples que se pueden realizar durante el día para verse más joven y perder peso

9 Ejercicios simples que se pueden realizar durante el día para verse más joven y perder peso

No siempre es posible encontrar tiempo durante el día para hacer una serie de ejercicios, especialmente durante la semana laboral. Pero uno puede “cuidarse” entre las actividades diarias, realizando una serie de acciones muy simples pero efectivas.

1. Masaje de la frente contra las arrugas que puedes hacer en tu escritorio

Coloca el codo sobre la mesa y gira la palma de la mano con la parte interior hacia arriba. Pon la frente en la base de la palma y relaja el cuello. Haciendo un movimiento circular con la mano, haz una presión suave, llevándola desde el lugar entre las cejas hasta la línea del cabello. Repite los movimientos de masaje para trabajar toda la superficie de la frente, siempre dirigiéndote hacia arriba.

Momento ideal: durante la jornada laboral.

2. Apretar los puños para tener venas sanas y manos jóvenes

Para mejorar la salud de las venas y aumentar su elasticidad, realiza este ejercicio varias veces al día. Los vasos sanguíneos en las manos se volverán menos visibles.

Cierra las manos en puños con fuerza y, al abrirlas, trata de extender los dedos sin relajarlos. Haz 20 compresiones de 3 a 4 veces al día.

Momento ideal: durante el día.

3. Saltos de drenaje linfático

Para hacer que la linfa circule bien (o sea, deshacerse del edema y de la retención de líquidos en el cuerpo), mejorar la circulación venosa y sentirse fresco en la mañana, se puede usar una simple técnica de drenaje linfático. Son unos pequeños saltos en el lugar, una vibrogimnasia que inventó Alexander Mikulin.

Ponte de puntillas a aproximadamente 1,5 o 2 cm de la superficie y baja, golpeando ligeramente los talones contra el suelo. Vuelve a la posición inicial. El ejercicio se debe hacer a un ritmo rápido, así que puedes sostener el pecho con las manos para no experimentar sensaciones desagradables. Es recomendable realizar hasta 100 saltos. Es mejor hacer el ejercicio sin zapatos o con unos de suela plana.

Momento ideal: por la mañana en el baño. También ayuda a deshacerse del cansancio después de una larga subida cuesta arriba.

4. Colgarse de la puerta para mejorar la postura

Este estiramiento es bueno tanto para adultos como para niños. Ayuda a colocar “en su lugar” los omóplatos, mantener la posición correcta de los hombros, abrir el pecho y fortalecer los músculos de la espalda.

Párate en el marco de la puerta, toma los bordes a la altura de tu cintura y dóblate hacia adelante. Cuélgate de 10 a 20 segundos. La espalda debe estar tensa, los omóplatos echados hacia atrás, y el abdomen, tenso. Vuelve a la posición inicial. Este ejercicio se puede realizar varias veces al día, aumentando gradualmente el tiempo de suspensión. Cuanto más alto levantes los brazos, tanta más tensión irá a los músculos, ajústalo según tu preferencia. Hay otra forma de hacer este ejercicio: colocar los brazos doblados en los bordes de la puerta y avanzar un paso. En este caso, la mitad superior del cuerpo permanecerá dentro del marco de la puerta.

Momento ideal: por mañana y por la noche, de camino al baño.

5. Pequeños ejercicios para levantar los glúteos

Haz trabajar a tus glúteos, incluso si rara vez te acuerdas del gimnasio.

1. Aprieta y relaja los glúteos durante 20 segundos. Toma un descanso de 10 segundos y repite el ejercicio 5 veces.

2. Tensa las nalgas al caminar. Mientras pisas con el pie derecho, tensa el glúteo derecho, y con el izquierdo, el izquierdo. Haz series de 30 pasos con el ejercicio, y 30 pasos de descanso. Repite 5 veces.

Momento ideal: durante el día.

6. Vibración de las piernas para prevenir várices

Muchos ejercicios para la prevención y el alivio de los síntomas de las venas varicosas se deben hacer en la posición “pies arriba”. Esta postura por sí sola ya alivia la fatiga, elimina las sensaciones desagradables en las piernas y ayuda a eliminar el edema.

Acuéstate en el suelo o en el sofá, levanta las piernas en ángulo recto y empújalas contra la pared. Quédate en esta posición durante 1 minuto. Puedes tirar la punta de los pies hacia ti y hacia arriba. Luego, durante 2 minutos, realiza la vibración de las piernas: agítalas con rapidez, y puedes golpear ligeramente la pared mientras lo haces.

Momento ideal: por la noche, antes de acostarte.

7. Giros de la cabeza para quitar la tensión del cuello

Esta simple acción puede aliviar rápidamente la tensión del cuello y mejorar el color de la tez, que, entre otras cosas, depende de si la sangre y la linfa circulan bien. El cuello no se verá perfecto si los músculos están tensos, hay que relajarlos realizando una serie de ejercicios.

Masajea la parte posterior del cuello desde la base de la espalda hasta la cavidad occipital. Luego, en posición sentada o de pie, con la espalda recta, gira lentamente la cabeza hacia uno u otro lado, tratando de sentir cómo se estiran los músculos. Repite 20 veces.

Momento ideal: durante la jornada laboral.

8. “Pequeña aspiradora”

El ejercicio completo “aspiradora” se debe realizar solo con el estómago vacío, preferiblemente por la mañana. Sin embargo, puede hacerse a lo largo del día, pero hay que tener en cuenta que es peligroso practicarlo inmediatamente después de comer.

En una posición sentada o de pie, con la espalda plana, inhala, luego exhala y, conteniendo la respiración, mete el abdomen todo lo que puedas, tratando de tensar los músculos de la pelvis. Mantén esta posición de 10 a 15 segundos, y luego exhala. Repite 5 veces.

Momento ideal: durante el día, al menos 1 hora después de comer.

9. Marcha sentada contra la celulitis

Además del flujo de la sangre a los tejidos, el trabajo muscular y la activación de los procesos metabólicos en la piel, este ejercicio estimula los intestinos, lo que ayuda a eliminar toxinas y mejorar el metabolismo.

Siéntate en el piso sobre una superficie que no se deslice debajo de ti, con ropa que no se vaya a acumular en grandes pliegues. Separa la pierna y la nalga derecha del piso y adelántalas. Luego repite con la izquierda. Alterna las piernas y avanza un metro, luego retrocede. Hay que realizar al menos 30 pasos por vez.

Momento ideal: por la mañana y por la noche.

¿Qué ejercicios te gustaron más? ¿Probarás esta pequeña rutina de entrenamiento?

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*