fbpx Google+
Home » Salud » ¿Qué es esa aguda y punzante sensación que a veces sentimos en el pecho?

¿Qué es esa aguda y punzante sensación que a veces sentimos en el pecho?

Todos hemos experimentado ese dolor punzante y agudo en la zona del corazón que apenas deja respirar. Aunque dura unos segundos, la molestia es suficiente para inmovilizar a las personas y, en algunos casos, causa angustia. A pesar de que es una condición muy común en los niños y en los jóvenes, pocas veces se habla de ella.

Síndrome de captura precordial

Ese es el nombre médico que recibe esa sensación aguda, que asusta porque algunos lo confunden con un problema del corazón; también es conocida como punzada de Texidor. Es un dolor que se localiza en el tórax y que ocurre en la parte delantera del corazón, por eso se le llama precordial (pre = antes, cordial = corazón). Por lo general, se presenta en los niños y en los jóvenes, aunque algunos adultos también lo experimentan con menos frecuencia que dicho grupo de personas.

Se trata de un dolor que ha sido descrito como “sentir que se clava una aguja en esa zona” o “como una puñalada”. Se presenta en estado de reposo, pero también después de una sesión moderada de ejercicio o esfuerzo físico.

¿Qué lo causa?

Si bien la sensación es muy molesta y está cerca del corazón, en realidad no significa que haya un problema con este órgano. Lo que ocurre es que la pleura (la membrana que recubre algunos órganos, como el diafragma) presiona o roza (y por lo tanto irrita) los nervios que están cerca de la caja torácica; es por eso que el dolor puede iniciar en las paredes del pecho o en el área de las costillas, incluso en estado de inactividad.

Una molestia angustiante

Como el Síndrome de Captura Precordial es más común en niños y adolescentes, es muy frecuente que las primeras veces que se presenta los papás acudan angustiados a que el pediatra revise a sus hijos. El motivo de alarma es el inexplicable y agudo dolor en la zona del corazón pues a los padres les provoca ansiedad la posibilidad de que se trate de un mal cardiaco o algo así de serio. Por lo tanto, el principal reto del médico es analizar los síntomas y revisar el historial del paciente para descartar que se trate de alguna afección en el corazón o de otro problema que requiera tratamiento.

Lo que ayuda

Aunque se trata de algo muy incómodo, el síndrome de captura precordial no es una emergencia médica. Tratar de respirar profundamente en ese momento es complicado, pero ayuda a que el dolor pase más rápido; eso sí, hay que tener en cuenta que algunas personas se pueden sentir mareadas por el esfuerzo de hiperventilar. Asimismo, es recomendable cambiar de posición, por ejemplo, enderezarse si se estaba encorvado, así como recibir masaje en la zona dolorida hasta que todo pase, lo cual toma alrededor de un minuto, por lo general. Considera que, como se trata de un suceso aislado sin causa aparente (porque puede ocurrir tanto si se está en reposo, como en movimiento), no hay manera de prevenirlo.

A menos que el dolor esté relacionado con una enfermedad seria, como bronquitis o asma, no hay razón para alarmarse. El síndrome de captura precordial suele desaparecer por sí solo cuando se llega alrededor de los 20 años de edad. No requiere tratamiento, aunque algunos doctores pueden recomendar un antiinflamatorio no esteroideo (AINES) para ayudar a calmar la molestia, pero no es estrictamente necesario. Sin embargo, si el dolor se vuelve demasiado frecuente, si la persona ha sido diagnosticada con un problema cardiaco o si se presenta junto con otros síntomas, conviene consultar al médico.

Detectar el origen

La punzada de la que ya hemos hablado suele causar preocupación porque hay otros malestares que también presentan el mismo tipo de dolor; algunos tienen un origen físico, pero otros son solo psicosomáticos, por lo que es necesario que el médico los evalúe para diferenciarlos. Los eventos que tienen en común un dolor en la zona del corazón incluyen: cuerpo extraño en vía aérea, hepatitis, aerofagia (tragar aire), ingestión accidental de liquidos cáusticos, bronquitis, neumonía o asma. Por otra parte, el dolor también suele ser parte de los síntomas psicosomáticos de ataque de pánico, síndrome de hiperventilación, reacción de conversión, ansiedad y /o depresión.

Es importante recordar que ante cualquier duda hay que acudir al médico porque ningún artículo de salud puede sustituir un diagnóstico completo realizado por un profesional.

¿Has experimentado el síndrome de captura precordial? ¿Hay alguna maniobra que te ayude a que pase pronto? Compártelo en los comentarios.

Fuente: Genial.guru

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*