fbpx Google+
Home » Salud » 12 Síntomas aterradores que por lo general son inofensivos

12 Síntomas aterradores que por lo general son inofensivos

Flotadores oculares, marcas en la piel, mareos o dolor inexplicable en el pecho. Tan pronto como todo esto sucede, nos apresuramos a consultar en Google y terminamos encontrando explicaciones desde cómo retirar el vello hasta los cambios más pequeños en nuestro cuerpo. Bueno, Google no siempre tiene la razón, y algo que parece aterrador puede resultar completamente inofensivo.

Te contamos las verdaderas razones detrás de los síntomas que generalmente asustan. ¡Léelo hasta el final!

Dolor en el pecho

Lo primero que probablemente nos viene a la mente cuando experimentamos dolor en el pecho es que estamos sufriendo un ataque al corazón. Por suerte, para las personas más jóvenes que no tienen ningún riesgo cardíaco (como la diabetes, por ejemplo), no es nada aterrador. La acidez estomacal, el estrés, la ansiedad y demasiado esfuerzo en los músculos del pecho de forma incorrecta durante tu entrenamiento también pueden causar dolor en el pecho. Sin embargo, si el dolor no se detiene, es mejor ponerse en contacto con el médico.

Marcas y protuberancias cutáneas

Vector illustration of a Skin Tag Removal Methods

Las marcas en la piel son una afección frecuente para muchas personas, pero como muchos otros crecimientos de la piel, no son causadas por el cáncer. Se pueden encontrar alrededor del cuello, las axilas e incluso el área de los ojos, y suelen aparecer en piel seca. Aunque pueden parecer de mal aspecto, son completamente inofensivas. Lo mejor que puedes hacer es consultar a tu dermatólogo de confianza para encontrar una manera de eliminarlas de forma segura.

Algunos bultos inexplicables se pueden encontrar en el cuerpo justo debajo de la piel, y cuando esto sucede la primera pregunta que aparece en nuestra mente es: “¿Se trata de algo grave?”. La explicación de esto es simple: lo más probable es que sea un sebáceo, un lipoma (tumor benigno de tejido blando), u otro crecimiento no canceroso. Si encuentras algo así en tu cuerpo, consulta con su médico, pero no te preocupes demasiado.

Flotadores oculares

Muchas personas con buena o mala visión han experimentado flotadores oculares al menos una vez en su vida. Podemos coincidir en que puede ser aterrador, pero no hay de qué preocuparse. Los flotadores son fragmentos de escombros en el interior de tu ojo que aparecen cuando miras algo blanco o muy brillante. No son dañinos en absoluto, aunque tienden a volverse más comunes a medida que envejecemos.

El chasquido o ruido de las articulaciones

Es probable que tu madre te haya dicho que tronar las articulaciones causará artritis y deberías dejar de hacerlo. Sin embargo, no hay nada dañino en hacerlo, ya que solo es causado por la creación de cavidades de gas en el líquido sinovial que tenemos en los huesos. Como resultado, escuchamos un sonido de “agrietamiento”.

Sin embargo, si experimentas molestias mientras haces tronar tus articulaciones, es mejor consultar con tu médico.

Mareos después de estar sentado

Cuando te levantas de estar sentado por un largo período de tiempo puedes llegar a experimentar un incómodo mareo. Pero no te preocupes, tampoco hay nada de aterrador en esto. La sangre fluye hacia el cerebro cuando cambias tu posición, e incluso puede hacer que “veas estrellas”. Todo lo que tienes que hacer es quedarte quieto por un par de segundos y todo volverá a la normalidad.

Espasmos musculares

Todo el mundo sabe lo que es la contracción muscular. Se siente aterrador y extraño, pero no significa que estés sufriendo ELA (esclerosis lateral amiotrófica), ya que la mayoría de las veces este síntoma es inofensivo. Hay varias razones por las que puedes llegar a experimentar contracciones musculares, entre las que se incluyen: estiramiento excesivo de los músculos, sentirse ansioso o no tomar suficiente agua.

Calambres

A pesar de las creencias populares, los cólicos no siempre son causados ​​por la esclerosis múltiple. La razón más común para ello es la deshidratación. Cuando tu cuerpo experimente una falta de agua, los músculos se contraerán esporádicamente, lo que básicamente te enviará una señal de que no bebes la suficiente cantidad. Si los calambres ocurren con demasiada frecuencia, es mejor consultar con tu médico, pero si ocurre de vez en cuando, entonces no hay nada de qué preocuparte.

Inestabilidad

Las personas que experimentan temblores probablemente se han preguntado si se trata de la enfermedad de Parkinson. Bueno, no siempre es así. Muchas personas pueden experimentar temblores causados por largos períodos de hambre o una mala alimentación. Algunas otras razones son el exceso de estrés, o una deficiencia de yodo y vitamina B12.

Depresiones o líneas en las uñas

Las depresiones o grietas en las uñas son similares a las arrugas en nuestro rostro. Son causadas ​​por los procesos de envejecimiento y no traen ningún daño a tu cuerpo. Su nombre médico es onychorrhexis, que se traduce como “uñas quebradizas”. La única razón por la que deberías consultar a un médico sería si tus uñas están decoloradas o distorsionadas, y las crestas son horizontales.

Vasos sanguíneos rotos en el ojo

Los vasos sanguíneos rotos en tu ojo no significan que te estás quedando ciego. A menos que ocurra a menudo y tus ojos se vean completamente rojos, no debería haber ninguna razón para preocuparte. Los vasos sanguíneos rotos pueden ser causados ​​por frotarte los ojos con demasiada fuerza o estornudar. Otra razón podría ser cansacio o tensión de los ojos. Lo mejor que puedes hacer es relajar los ojos tanto como puedas y hacer algunos ejercicios oculares.

Olvidar cosas

La falta de memoria es algo común para muchas personas, y hay muchas cosas que la causan. Por ejemplo: estrés, demasiada prisa, cansancio o incluso beber demasiado. Y no te preocupes, no significa que tengas la enfermedad de Alzheimer. Si notas que has empezado a olvidar para qué sirven las cosas cotidianas, o lo que dijiste hace unos minutos, debes consultar con tu médico. De lo contrario, simplemente dedica algo de tiempo para ti y descansa bien.

Sentir demasiado frío frecuentemente

Sufrir demasiado frío es un signo de envejecimiento. A medida que envejecemos, perdemos masa corporal y comenzamos a tener menos músculos, lo que conduce a menos aislamiento muscular. Básicamente, tu termostato interno cambia y por ello sientes frío con más frecuencia. No hay nada especial en ello. Sin embargo, si el cambio es repentino y de la nada sientes demasiado frío, debes revisar tu tiroides lo antes posible.

¿Cuál de los síntomas nombrados has experimentado? ¿Has sentido temor al menos por uno de ellos? ¡Tengamos una charla en la sección de comentarios!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*